EP #12 – ¿Por qué te sentís frustrada con tu emprendimiento de maquillaje?

¡Hola colegas! ¿Cómo están? Bienvenidas al duodécimo episodio de “Jefa en maquillaje”, mi podcast sobre marketing y experticia.

Maquilladora ¿Qué sentido tiene vivir del maquillaje profesional si levantarnos para trabajar nos pesa? ¿Qué lógica tiene haber logrado vivir del maquillaje si en definitiva sentimos que no estamos donde queremos estar? 

Esa sensación de tenerlo todo y sentir que no tenemos nada, yo también la pasé, cuando gestionaba mi anterior modelo de negocio: una escuela de maquillaje. Era un proyecto perfecto, hermoso, que todas adoraban, pero en el que yo ya no me sentía feliz. Y me sentía responsable de sostenerlo, porque alegraba a los demás, y porque cuando yo estaba mentalmente disponible, era rentable. ¿Pero a qué costo una elige seguir viviendo del maquillaje si no tiene paz mental?

Y es difícil cuando estamos en medio del circo, porque todos ven el brillo del maquillaje, pero nadie registra la dificultad de la técnica para lograr hacer malabares. Si hubiéramos aprendido, además de maquillar, qué hay, por ejemplo, más allá de la inauguración de un local no estaríamos agobiadas esperando que abran la puerta para comprar un producto o atentas a que suene el teléfono para pedirnos un turno, y tampoco nos definiría el destino la opinión de un cliente.

Voy a contarles algo muy personal: Hasta que no trabaje en restaurar mi amor propio, hasta que no disfruté ser quien soy hoy, el foco estuvo puesto en la percepción del afuera hacia mí y en un sentimiento equívoco de injusticia y envidia por el alcance que obtenía el resto con el desarrollo de sus fortalezas.

Nada tuvo tanta luz y claridad, y no se concretó mi despegue profesional, hasta que elegí ver y atender mi crecimiento y desarrollo personal. Hace poco tiempo identifiqué un funcionamiento propio y recurrente, y empecé a notar que no era a la única a la que le sucedía.

Ya en la adultez, cuando algo me funcionaba, cuando lo que yo hacía gustaba, cuando una cliente o una referente me levantaban el pulgar, automáticamente me convencía de que era por ahí. Aunque ese camino no tuviera del todo sentido y no estuviera 100% alineado con mis sueños, mi estilo y mi talento. Me habían dicho que era buena y eso me quedaba cómodo, porque no estaba acostumbrada a destacarme en algo. Cuando no tenemos amor por nosotras mismas, nos creemos que circular la adulación es una manera de pertenecer y progresar. Pero querida maquilladora: esa atmósfera nunca es propia y no genera ingresos. La camaradería importa, sí.  Pero la mirada al afuera debería ser sólo para encontrar oportunidades de mejora y fortalecer vínculos de paridad honestos. El foco innegociablemente tiene que estar para adentro, en un trabajo continuo de autoconfianza, de sanación, aunque no seamos funcional a la partida de quien este o se crea más posicionado. 

Cuando en mi mentoría empezamos a trabajar sobre sus marcas y profundizamos en el sentir, la frustración aparece con mayor frecuencia en 2 escenarios: esperando que los clientes nos digan que sí y trabajando en automático para mil clientes que no nos emocionan.

Hago un punto aparte. Ojo con esto: en ambos escenarios aparece la palabra cliente. Pero cuando una mentora les recuerda la importancia de crear la descripción más detallada posible de la tan ya mencionada “cliente ideal”, para que se convierta en una mentalidad con direccionamiento, todas salen corriendo y estoy segura que el 90% de la audiencia en este momento se está riendo pensando que no tiene en su computadora un documento que defina con claridad, exactitud y convicción a quién quiere venderle, y la gran consecuencia de eso: es que entonces no sabemos a quién le estamos hablando. Y, por lo tanto, no estamos diciéndoles lo que necesitan escuchar para que registren que somos su solución porque no estamos trabajando con un mensaje alineado con nuestra identidad.

Por todo esto quiero a compartirles 3 razones por las que hoy podrías sentirte frustrada con tu emprendimiento. Para que encuentres la que más resuena con vos, la revises y elijas cuál es la decisión difícil que tendrías que tomar para salir de ahí.

[06:35] Razón #1 El negocio se lleva todo el tiempo.  No sabías lo que implicaba administrar un negocio y no te estas ocupando de vos, no tenes tiempo como artista

[09:11] Razón #2 No estás obteniendo los resultados que esperabas a corto plazo (económicos o de posicionamiento). Emprender no debería ser sinónimo de esperar. Lo que frustra es la falta de claridad en la implementación de un plan de acción efectivo.

[10:53] Razón #3 No te encanta tu trabajo. ¿Qué es lo que queres hacer con el maquillaje y porqué no lo estas haciendo hoy?

Este podcast se llama “Jefa en maquillaje”, para que primero gestiones y organices tu propia vida, y puedas entonces salir a liderar tu negocio, trabajando con un equipo que pueda ayudarte a resolver y pensar lo que a tu marca le hace bien. 

Para tener resultados diferentes, tenemos que hacer cosas diferentes. ¿En qué estas invirtiendo tu tiempo? ¿Qué cosas estás haciendo para sentirte bien? ¿Cuál es tu actividad de oxigenación? Pensar todo el tiempo que tu negocio no funciona no soluciona nada. Tenemos que reconocer que no podemos solas, que necesitamos aprender a gestionar nuestro bienestar y así, estando bien, podremos llevar adelante una empresa con verdadera mentalidad de CEO. 

Según el diccionario de español de Google, proporcionado por Oxford, la palabra “frustrada” significa: adjetivo [persona] Que no ha conseguido ser lo que deseaba, especialmente en lo referente a profesiones.

Me quedo con esto: “Ser, lo que deseaba”. ¿Será que los emprendimientos no funcionan por que estamos siendo lo que no deseamos? ¿Será que queremos gestionar una marca que debe hacer sentir bien cuando no nos ocupamos primero de sentirnos bien nosotras? ¿Será que sostenemos proyectos que ya no nos pertenecen? ¿Será que no estamos siendo sinceras con nuestro verdadero deseo y no estamos eligiendo ser hoy la mujer de nuestra visión para estar lista para mañana?

Podes escuchar “JEFA EN MAQUILLAJE” en Spotify y en Google Podcast

¡Si te gustó, no dudes en dejarme tu comentario y suscribirte al canal!

Para estar alerta de nuevos episodios te invito a suscribirte a “DIARIO DE UNA MAQUILLADORA (QUE EMPRENDE)”, mi lista de difusión por correo desde acá. Cada 15 días estaré en contacto para contarles de nuevos episodios disponibles y por ser parte de mi comunidad, siempre estare mimándolas con algun regalo, consejo, estrategia o herramienta extra para seguir creciendo como maquilladoras emprendedoras en las bases de su marca personal.

¡Gracias por escucharme!

Deja una respuesta