EP #6 –  4 rutinas de bienestar que potenciaron mi emprendimiento de maquillaje

¡Hola colegas! ¿Cómo están? Bienvenidas al sexto episodio de “Jefa en maquillaje”, mi podcast sobre marketing y experticia.

Soy creyente de que un emprendimiento de maquillaje para que se sostenga en el tiempo, no sólo necesita ser creado y estar conducido por una maquilladora, precisa de una líder que se comporte hoy como la referente que su visión necesita. Pero de esto se habla poco, porque quienes lo descubrimos es porque alguna vez “fracasamos”: cerramos un estudio, dimos por finalizado un proyecto o terminamos una relación comercial. Y hablar de sueños que no salieron bien no es fácil, es invitar a la vulnerabilidad a tomar un café para aprender de su experiencia.

Por eso, mientras junto coraje y me preparo para enfrentarme a esa instancia que es un poco más compleja, pero sé que a ustedes puede potenciarlas muchísimo, preparo motores acercándoles mi primer gran aprendizaje después de un emprendimiento que no funcionó: la importancia de tener rutinas de bienestar para equilibrar mis emociones y así estar disponible profesionalmente para impactar con mi proyecto a más mujeres que necesitan sentirse bien.

Elegir tener un negocio de lo que nos apasiona trae una decisión más grande atrás: hacernos cargo de nuestras emociones. Y confieso que durante mucho tiempo esto se me fue de las manos, me dejé estar creyendo que era lógico no sentirme bien porque las cosas no salían como era esperado, hasta que una parálisis parcial de un brazo me hizo entender que me estaba aplastando el estrés y un dolor en el pecho me avisó que había sido suficiente.

Maquillar es un trabajo que se ejerce con las manos, nuestras manos transmiten y comunican. La ejecución con las brochas invita a un pase de energía, una danza en las que fluyen las emociones, donde podemos disimular si estamos fuera de tiempo, pero donde vamos a sentirnos mejor si logramos hacerlo realmente bien. La decisión de emprender, y no depender, implica también la acción de hacernos cargo y priorizar nuestra salud física y mental. Porque nos volvemos únicas responsables de nuestra vida personal y profesional. 

Pasaron muchos años y experiencias hasta que entendí la importancia de incorporar buenos hábitos. Y para cuando me sentía perfectamente alineada en cuerpo, mente y alma, llegó la maternidad. Me preguntan muchísimo cómo hago para “trabajar tanto” con una hija “tan chiquita” y aún así obtener grandes resultados en tan poco tiempo. Y me parece muy importante aclarar que esto no es un golpe de suerte. Que para que hoy las cosas funcionen me preparé para recibir a mi bebé, estudié mucho sobre gestión comercial y fui muy clara con mi expectativa: quiero ser una madre que trabaja de madre y que también trabaja de su profesión. Y eso va a implicar que mi hija tenga que asistir a un espacio donde puedan contenerla, cuidarla y mimarla durante las horas en que su mamá maquilla.

Con toda esa entereza y culpa a la vez. Porque estoy segura que si tuviera un trabajo en relación de dependencia no tendría ni que aclararme esta decisión y me parecería lógico (y al contexto ni te cuento) pero elegí emprender, me sentí en evidencia y la culpa se me encarna. Entonces, la primera afirmación con la que inicio mi mañana cuando dudo de mi decisión y de mi potencial es: Sos maravillosa e igual de importante que cualquier otra profesional, y con el ejemplo, le estas enseñando a tu hija que puede ser quien quiera ser. Trabajar sobre nuestras creencias limitantes es fundamental siempre, pero aún más si vamos a elegir ser independientes.

No es la primera vez que lo intento en esto de emprender como maquilladora. Aprendí, a mi tiempo, lo importante que es encontrar momentos creativos, de descanso, reflexivos y de desconexión. Y cuando lo incorporé a mi vida, sentí mucho alivio y empecé a pasarla mejor y a disfrutar.

Por eso hoy quiero compartirles  4 rutinas de bienestar que incorporé a mi vida y hoy potencian mi emprendimiento de maquillaje, para que puedas mejorar y ajustar tu propio negocio con buenos hábitos de planificación.

[6:30] Rutina de bienestar #1 – Una manera diferente de iniciar la mañana: todo lo que me ayuda a arrancar el día en modo acción, y no de reacción. En el episodio sugiero la escucha de audios subliminales para manifestar abundancia (para ampliar más sobre estos recursos recomiendo el Instagram de mi mentora @soy.anavictoria) 

[10:02] Rutina de bienestar #2 – Una invitación a hacer un corte al medio día para hacer esa actividad que nos hace bien y conecta con energía positiva, pero que normalmente no hacemos nunca porque es difícil encontrar el momento.

[11:04] Rutina de bienestar #3 – Apagar el trabajo. Una líder tiene que saber parar, desconectarse, respirar y alejarse del ruido.  ¿Qué sentido tiene vivir para trabajar?

[12:15] Rutina de bienestar #4 –  Reflexionar y repasar el día, plantear escenarios de mejora y celebrar los avances y los intentos.

Podes escuchar “JEFA EN MAQUILLAJE” en Spotify y en Google Podcast

¡Si te gustó, no dudes en dejarme tu comentario y suscribirte al canal!

Para estar alerta de nuevos episodios te invito a suscribirte a “DIARIO DE UNA MAQUILLADORA (QUE EMPRENDE)”, mi lista de difusión por correo desde acá. Cada 15 días estaré en contacto para contarles de nuevos episodios disponibles y por ser parte de mi comunidad, siempre estare mimándolas con algun regalo, consejo, estrategia o herramienta extra para seguir creciendo como maquilladoras emprendedoras en las bases de su marca personal.

¡Gracias por escucharme!

Deja una respuesta