EP #4 – 4 factores que van a potenciar tu experticia en maquillaje de alta definición.

¡Hola colegas! ¿Cómo están? Bienvenidas al cuarto episodio de “Jefa en maquillaje”, mi podcast sobre marketing y experticia.

Hoy quiero compartirles un poco de mi paso por la vieja escuela del maquillaje, donde aprendí el oficio de la mano de maestros increíbles.
Para escribir este episodio primero tuve que hacer un repaso por mi carrera y sumergirme a identificar cómo fue la evolución de no saber nada sobre tecnología y formulaciones, a incorporar las herramientas mínimas y lograr aplicarlas en un diseño de maquillaje apto HD. Trascender el avance de la tecnológia me permitió estar disponible a la evolución de la profesión. ¿Empezamos?

En el año 2005, partí de La Plata camino a Tandil, otra ciudad de la Provincia de Buenos Aires, donde iba a realizar la carrera de profesora de teatro en la universidad del centro. En el 2006 empecé a tomar cursos de maquillaje artístico, y en 2007 realicé mi primer curso de maquillaje social. En esa época, las bases eran acuosas (fluidas y asiliconadas), se aplicaban con esponja o pinceleta. Los correctores cremosos se utilizaban como bases para pieles maduras y el polvo compacto se activaba con agua para convertirlo en pancake, este producto permitía cubrir manchas inestéticas y rendía mejor en cuanto a la durabilidad. 

El maquillaje se sellaba con agua termal y polvo volátil. Las sombras se acuarelaban con agua para crear delineados, y poco se hablaba de transiciones en una esfumatura, la tendencia era crear un velo de 1 tono sobre todo el párpado móvil. 

Recuerdo que la premisa era reconstruir, con luces y sombras, la tridimensionalidad natural que perdemos ante la foto al aplicar base. Claro, una época con registros que no tenían nada de definición.

Estando ya recibida viajé a Capital Federa y, aproveché la oportunidad para formarme en maquillaje HD. Por ese entonces descubrí que disfrutaba más estudiando maquillaje que teatro, lo cual fue una gran crisis en mi vida porque mi título era de profesora de teatro. Sin embargo, esa formación en docencia fue lo que marcó mi diferencial como profesional del maquillaje y me permitió crear y escalar mi propio negocio.

Lo que aprendí en los perfeccionamientos fue que el maletín podría adaptarse hasta evolucionar hacia productos con nuevas tecnologías en la formulación. Tuve que estudiar muchísimo sobre colorimetría de la piel y afinar mi conocimiento sobre luces y sombras, renové mi pincelería e incorporé brochas “kabuki” para empezar a aplicar los nuevos productos. Las bases se empezaron a clasificar como “siliconadas” para indicar el componente que alivianaría el vehículo y disimularía las líneas de expresión. Experimenté de qué se trataban los fijadores que prometían una durabilidad de más de 12 hs y resistencia al agua.

El objetivo era que el diseño de maquillaje no se lea con textura y se aprecie impecable durante todo un evento ante la lente de una cámara que veía con al menos 8 veces más definición que nuestros ojos.

Me dediqué a trabajar mucho en teatro, y empecé a fusionar mis conocimientos de maquillaje para alta definición con productos de maquillaje artístico para lograr que los diseños fueran más resistentes durante los espectáculos.   

Con el avance de la tecnología hacia una resolución UHD conocida en el mercado como 4K, a través de la pantalla podíamos ver ahora con 4 veces más definición que con FULLHD. Las técnicas de maquillaje profesional están constantemente en movimiento para volverse cada vez más invisibles y resistentes. Los celulares de alta gama que ya están en el mercado (incluso en el bolsillo del cliente) ya pueden filmar 8K.  
Asusta y parece complejo. Pero si somos prolijas, si tenemos registro de nuestros procesos y procedimientos, si de a poco vamos definiendo nuestro sistema de trabajo y lo registramos en papel, y analizamos el resultado en cámara, será más simple encontrar oportunidades de mejora. Así como hacemos ajustes a las bases estratégicas de nuestro negocio, debemos hacer el mismo trabajo sobre las bases estratégicas de nuestra experticia. 

Por eso hoy quiero compartirte 4 factores que van a potenciar tu experticia en maquillaje de alta definición. 

[09:43] – Factor #1 – Tener los productos correctos y suficientes para un maletín profesional. Un consejo: Cantidad vs Calidad.

[11:30] Factor #2 – Hacer un análisis crítico ante tecnología de alta definición. Aprender el valor de lo mínimo. 

[12:34] Factor #3 – Realizar prácticas de maquillaje, haciendo un seguimiento, para tener claridad de nuestros procesos. La única manera de aprender es haciendo, practicando, analizando y corrigiendo. Recibir feedback y probar.

[13:35] Factor #4 – Seleccionar el contenido que elegimos consumir. El problema no es tu experticia, el problema es lo que estas mirando.

Podes escuchar “JEFA EN MAQUILLAJE” en Spotify y en Google Podcast

¡Si te gustó, no dudes en dejarme tu comentario y suscribirte al canal!

Para estar alerta de nuevos episodios te invito a suscribirte a “DIARIO DE UNA MAQUILLADORA (QUE EMPRENDE)”, mi lista de difusión por correo desde acá. Cada 15 días estaré en contacto para contarles de nuevos episodios disponibles y por ser parte de mi comunidad, siempre estaré mimándolas con algun regalo, consejo, estrategia o herramienta extra para seguir creciendo como maquilladoras emprendedoras en las bases de su marca personal.

¡Gracias por escucharme!

Deja una respuesta